La manada digital: Feudalismo hipertecnológico en una democracia sin ... Envío gratuito a Suscriptor

22,00
El precio incluye el IVA. Ver información sobre la entrega

Peso de entrega: 300 g


Formas de entrega posibles: Envío postal (España), Entrega gratuita por ser Suscriptor de Le Monde diplomatique.
Gastos de envío gratuitos para suscriptores a Le Monde diplomatique.

El libro de Josep Burgaya es una invitación a una prudente circunspección sobre las consecuencias de una sociedad tecnológica. Y sobre la necesidad de tener muy en cuenta que los efectos de una determinada tecnología nunca son unilaterales. Esta enseñanza resulta particularmente oportuna en relación con internet, las redes sociales, los algoritmos y el fabuloso mundo construido alrededor de la Red.

Tal y como señala el autor: “El inconveniente no es la tecnología, ni unas determinadas tecnologías en extremo rupturistas como las del mundo digital. La preocupación la genera una determinada cultura entre romántica, arrogante y audaz, que considera que la tecnología nos tiene que resolver todo tipo de problemas humanos, muchos de los cuales ni tan siquiera existen como tales”

El libro, que está escrito en un estilo vibrante, directo y sin concesiones, repasa el impacto de Internet en una amplia gama de cuestiones: democracia, mundo laboral, impacto cognitivo y emocional en la adolescencia, el algoritmo y sus consecuencias, las culturas empresariales detrás
de las grandes firmas digitales o sus rendimientos fiscales.

El libro es un ejercicio de reflexión a contracorriente de lo que parece mayoritariamente establecido: el idiotismo tecnológico. Nos puede  ayudar a mirar de otro modo la red y sus atributos y a utilizar con mayor asiduidad el principio de prudencia en su uso. Como no se cansa de afirmar el autor, directa o indirectamente: lo tecnológico también es político.

  • Autor: Josep Burgaya
  • Editorial: El Viejo Topo
  • Año de publicación: 2021
  • Nº Páginas: 318
  • Encuadernación: Rústica
Examine esta categoría: Ofertas para Suscriptores a Le Monde diplomatique