Cuando Google encontró a Wikileaks


Cuando Google encontró a Wikileaks

17,00
El precio incluye el IVA. Ver información sobre la entrega

Peso de entrega: 450 g


Forma de entrega posible: Envío Urgente (España)
Gastos de envío gratuitos para suscriptores a Le Monde diplomatique.

Si usted es suscriptor de Le Monde diplomatique puede adquirir el libro sin gastos de envío pinchando en este enlace.  En cambio, si no es suscriptor de Le Monde diplomatique, puede beneficiarse del envío gratuito adquiriendo una Suscripción por 1 año a Le Monde diplomatique en españo y este libro pinchando en este enlace.

La misión de  WikiLeaks, recuerda su fundador, Julian Assange, consiste en recibir información de informantes anónimos y periodistas censurados, publicar tal información y luego defenderse de los inevitables ataques legales y políticos. “De forma rutinaria, los estados y organizaciones poderosas intentan suprimir las publicaciones de WikiLeaks, diseñada para soportar este tipo de dificultades”.

En 2010 divulgó su serie de datos más conocida hasta la fecha, en la que reveló el abuso sistemático del secretismo oficial en el Ejército y el Gobierno de Estados Unidos. Estas publicaciones se conocen como Daño Colateral, los Diarios de la Guerra y el Cablegate, todos ellos aún vigentes cuando tuvo lugar la conversación, aquí reproducida, entre Assange, Eric Schmidt, director ejecutivo de Google, y Jared Cohen, director de Google Ideas. Schmidt y Cohen, además, tienen estrechos vínculos con la Casa Blanca y el Departamento de Estado.

La respuesta al encuentro, como demuestran los acontecimientos posteriores, ha sido un esfuerzo continuo y concertado del Gobierno de Estados Unidos y sus aliados para destruir WikiLeaks.

Assange detalla cómo los directivos de Google le interrogaron bajo el formato de una entrevista convencional, preparada a conciencia, para llegar al fondo de los resortes de la red que había puesto patas arriba la diplomacia norteamericana, tras las revelaciones sobre el espionaje a gran escala por parte de la Administración de Estados Unidos. “Nadie desea reconocer que Google se ha vuelto grande y malo, pero así es. El periodo de Schmidt como presidente y consejero delegado ha visto cómo Google, a medida que ha ido convirtiéndose en una megacorporación geográficamente invasiva, se ha integrado en las estructuras de poder más turbias de

Estados Unidos. Sin embargo, Google siempre se ha sentido confortable con esa proximidad al poder”. Assange desenmascara en este libro al gigante de la navegación por Internet. En 2012, Google obtuvo un puesto en la lista de los grupos de presión con mayor nivel de gasto en Washington, una lista habitualmente copada exclusivamente por la Cámara de Comercio de Estados Unidos, contratistas militares y los leviatanes del petróleo y el carbón. “Si un monopolio estadounidense de servicios por Internet desea garantizar su domino global del mercado, no puede limitarse a hacer su trabajo y dejar de lado la política. La hegemonía estratégica y económica de Estados Unidos es un pilar imprescindible de su primacía comercial. ¿Qué debe hacer una mega corporación? Si desea cabalgar a lomos del mundo, debe pasar a formar parte del genuino imperio del “No seas malo”. Assange advierte de que si el futuro de Internet es Google, mucha gente de todo el mundo debería empezar a preocuparse por buscar una alternativa a la hegemonía cultural, económica y estratégica de Estados Unidos. “El imperio de ‘No seas malo’ sigue siendo un imperio”. Y las revelaciones de Assange, como antes las de WikiLeaks, no dejan al lector indiferente.

  • Autor: Julian Assange
  • Editorial: Clave Intelectual
  • ISBN: 978-84-942073-6-5
  • Año de publicación: 2014
  • Nº Páginas: 240
  • Encuadernación: Rústica
  • Tamaño: 15 x 22 x 1,5 cm
utor : Harvey, David Editorial : Ediciones Akal, S.A. Código: 978-84-460-3941-9 Año de publicación: 2014 Lugar Publicación: Madrid Número Edición: 1 Nº de páginas: 336 Idioma Publicación: Español Encuadernación : Rústica Medidas: 24.00 x 17.00 x 2.00 cm
Lo encontrarás en: http://www.libreriacentral.com/ProductDetails.aspx?pId=9788446039419&cId=19
© Librería Central

La misión de  WikiLeaks, recuerda su fundador, Julian Assange, consiste en

recibir información de informantes anónimos y periodistas censurados, publicar

tal información y luego defenderse de los inevitables ataques legales

y políticos. “De forma rutinaria, los estados y organizaciones poderosas intentan

suprimir las publicaciones de WikiLeaks, diseñada para soportar este tipo de dificultades”.

En 2010 divulgó su serie de datos más conocida hasta la fecha, en la

que reveló el abuso sistemático del secretismo oficial en el Ejército y el Gobierno

de Estados Unidos. Estas publicaciones se conocen como Daño Colateral, los

Diarios de la Guerra y el Cablegate, todos ellos aún vigentes cuando tuvo lugar

la conversación, aquí reproducida, entre Assange, Eric Schmidt, director ejecutivo

de Google, y Jared Cohen, director de Google Ideas. Schmidt y Cohen, además,

tienen estrechos vínculos con la Casa Blanca y el Departamento de Estado.

La respuesta al encuentro, como demuestran los acontecimientos posteriores, ha

sido un esfuerzo continuo y concertado del Gobierno de Estados Unidos y sus aliados

para destruir WikiLeaks.

Assange detalla cómo los directivos de Google le interrogaron bajo el formato

de una entrevista convencional, preparada a conciencia, para llegar al fondo de los

resortes de la red que había puesto patas arriba la diplomacia norteamericana, tras

las revelaciones sobre el espionaje a gran escala por parte de la Administración de

Estados Unidos. “Nadie desea reconocer que Google se ha vuelto grande y malo,

pero así es. El periodo de Schmidt como presidente y consejero delegado ha visto

cómo Google, a medida que ha ido convirtiéndose en una megacorporación geográficamente

invasiva, se ha integrado en las estructuras de poder más turbias de

Estados Unidos. Sin embargo, Google siempre se ha sentido confortable con esa

proximidad al poder”.

Assange desenmascara en este libro al gigante de la navegación por Internet. En

2012, Google obtuvo un puesto en la lista de los grupos de presión con mayor nivel

de gasto en Washington, una lista habitualmente copada exclusivamente por la

Cámara de Comercio de Estados Unidos, contratistas militares y los leviatanes del

petróleo y el carbón. “Si un monopolio estadounidense de servicios por Internet desea

garantizar su domino global del mercado, no puede limitarse a hacer su trabajo

y dejar de lado la política. La hegemonía estratégica y económica de Estados

Unidos es un pilar imprescindible de su primacía comercial. ¿Qué debe hacer una

mega corporación? Si desea cabalgar a lomos del mundo, debe pasar a formar parte

del genuino imperio del “No seas malo”. Assange advierte de que si el futuro de

Internet es Google, mucha gente de todo el mundo debería empezar a preocuparse

por buscar una alternativa a la hegemonía cultural, económica y estratégica de Estados

Unidos. “El imperio de ‘No seas malo’ sigue siendo un imperio”. Y las revelaciones

de Assange, como antes las de WikiLeaks, no dejan al lector indiferente.

 

Los clientes que han comprado este producto también han comprado

Peso de entrega: 1.500 g
Peso de entrega: 1.500 g
El Atlas de China
10,00 € *
Bancocracia
22,00 € *
Peso de entrega: 495 g
Peso de entrega: 411 g
*
 
El precio incluye el IVA. Ver información sobre la entrega

 


Examine esta categoría: Libros recomendados